Vidrio Laminado



¿Qué es un Vidrio Laminado?

Los vidrios laminados, sujetos a la normativa EN 12543, se componen de dos o más vidrios unidos por interposición de una o varias láminas de plástico (butiral de polivinilo). Mediante un tratamiento térmico y de presión se consigue la adherencia vidrio-butiral idónea.

Variando el número o espesor de cada uno de sus componentes, se obtienen distintas composiciones de la gama de vidrio laminado de seguridad con características diferentes para responder a las necesidades específicas que se soliciten. Además, el vidrio laminado, puede ser cortado o manufacturado después de su ensamblado.

Las composiciones de la gama laminar pueden obtenerse tanto en dimensiones estándares de fabricación como en medida fija. Los fabricantes pueden crear nuevas composiciones con vidrios de color (parsol rosa) o vidrios de control solar (cool-lite y reflex).

Existe una posibilidad de aumentar las propiedades de seguridad, laminando, si se requiere, varios vidrios templados, aumentando considerablemente la resistencia a impactos, permitiéndonos conservar las propiedades de los vidrios laminados. Este caso es muy utilizado en arquitectura contemporánea para fachadas exteriores y separaciones de oficinas.


¿Qué Propiedades principales hacen del laminado un vidrio idóneo para la protección?


Rotura del vidrio:

En caso de rotura del vidrio, los fragmentos del mismo permanecen adheridos al butiral y el conjunto dentro del marco, ofreciendo así una seguridad máxima tanto para personas (reduciéndose el riesgo de accidente) como para bienes (la lámina de plástico dificulta el paso en caso de caída de objetos sobre cubiertas y acristalamientos).


Protección contra la rediación ultravioleta:

(Absorbiendo más del 95% de los rayos ultravioletas) Esta característica hace del vidrio laminado una selección perfecta para proteger tanto un interior como los objetos expuestos en un escaparate.


Propiedades térmicas:

Los vidrios laminados son muy estables al soleamiento.


Durabilidad:

Los valores de resistencia a flexión, tracción y compresión variarán en función del número y tipo de vidrios componentes, puesto que el conjunto no se comporta como un vidrio monolítico del mismo espesor.

Aplicaciones más comunes del vidrio laminado

  • Escaparates
  • Arquitectura exterior
  • Separaciones en oficinas, despachos o clínicas
  • Protección para espacios interiores
  • Maquinaria industrial
  • Instalaciones deportivas
  • Mamparas de baño
  • Barandillas de escaleras